30 de diciembre de 2009

James Dean, un símbolo de rebeldía


James Dean

James Byron Dean (1931-1955)
Edad - 24 años
País - Estados Unidos



¿Quién fue?

Un actor estadounidense que fue uno de los grandes mitos cinematográficos de los años cincuenta pese a rodar sólo tres películas: Al este de Edén (1955), Rebelde sin causa (1955) y Gigante (1956).

En sus papeles, James Dean interpretaba a jóvenes inconformistas y en permanente conflicto consigo mismo y con la sociedad. Pese a su corta carrera, fue inmensamente popular y un ídolo para millones de jóvenes en todo el mundo. Su temprana muerte le encumbró definitivamente a la categoría de mito e icono cultural del siglo XX



¿Cuando y de qué murió?

Falleció en un accidente de tráfico cerca de Cholame (California) el 30 de septiembre de 1955, cuando se dirigía a participar en una carrera automovilística en la localidad de Salinas. Hacía poco tiempo que había terminado del rodaje de "Gigante" (1956), su última película.

James Dean conducía un Porsche 550 Spyder, al que apodaba como "Little Bastard" ("Pequeño Bastardo"), y viajaba acompañado de su mecánico y amigo Rolf Wütherich cuando chocó contra el Ford Custom Tudor que conducía el estudiante de 23 años Donald Churnipseed. Tanto Wütherich como Churnipseed sólo sufrieron heridas leves, pero Dean se rompió el cuello en la colisión, muriendo casi en el acto.

Fue enterrado en el Park Cemetery de Fairmount (Indiana). En 1977 se inaguró un memorial en su honor cerca del lugar del accidente, en Cholame.


James Dean en Rebelde sin causa (1955)
James Dean en Rebelde sin causa (1955)




¿Sabías que...?


  • Nació el 8 de febrero de 1931 en Marion (Indiana), aunque de niño se trasladó con su familia a Los Angeles (California). Su padre era prótesico dental y su madre ama de casa. Cuando tenía nueve años su madre murió y a él le enviaron de vuelta a Indiana para vivir en la granja de su tíos.

  • Con 18 años regresó a California para estudiar interpretación en la Universidad de UCLA, aunque pronto abandonó los estudios para buscar trabajo como actor, consiguiendo pequeños papeles en el cine y la televisión. Su primera aparición en televisión fue en un anuncio de Pepsi Cola, emitido por vez primera a finales de 1950

  • Sus primeras apariciones en la gran pantalla fueron en pequeños papeles sin acreditar en películas como "¡A bayoneta calada!" (1951) de Sam Fuller, "¡Vaya par de marinos!" (1951) con Jerry Lewis y Dean Martin, "¿Alguien ha visto a mi chica?" (1952) de Douglas Sirk, y "Un conflicto en cada esquina" (1953) de Michael Curtiz.

  • En octubre de 1951 se traladó a Nueva York, donde actuó en varias series televisivas y obras teatrales, antes de ser admitido en la prestigiosa escuela de actores Actors Studio, donde completó su formación. En 1954 representó en Broadway el papel de Bachir en la obra El Inmoralista, adaptación de una novela de André Gide y por la que recibió muy buenas críticas.


    James Dean y Julie Harris en Al Este del Edén (1955)
    James Dean y Julie Harris en Al Este del Edén (1955)



  • Poco después le llegó su primer papel protagonista en el cine, con el personaje de Cal Trask en Al este del Edén (1955), exitosa adaptación de una novela de John Steinbeck dirigida por Elia Kazan. Precisamente este director fue quien recomendó a James Dean para el papel tras haberlo visto en Broadway.

    Pese a ser un debutante, su actuación causó una gran impresión y fue nominado al Oscar al mejor actor, siendo el premio de ese año para Ernest Borgnine por "Marty". En realidad fue un reconocimiento póstumo, pues Dean falleció seis meses antes de entregarse los premios.


    Rebelde sin causa (1955)
    Rebelde sin causa (1955)



  • También de 1955 es Rebelde sin causa, dirigida por Nicholas Ray y que sería su película más emblemática. El personaje de Jim Stark representaba perfectamente el arquetipo de joven inconformista y con problemas de adaptación social, símbolo de una época en la que empezaban a manifestarse en toda su crudeza las contradicciones culturales del capitalismo.

    Esta película, donde también actuaban Natalie Wood, Sal Mineo y Dennis Hopper, tuvo un enorme éxito y convirtió a James Dean en uno de los grandes ídolos de la juventud norteamericana. Su imagen con vaqueros, camiseta blanca y cazadora roja es uno de los iconos culturales más reconocibles de los años cincuenta.


    James Dean en Gigante (1956)
    James Dean en Gigante (1956)



  • Con tan sólo dos películas, James Dean se había convertido en una gran estrella de Hollywood, y la compañía Warner decidió incluirle en el reparto de Gigante (1956), una epopeya ambientada en Texas durante la "fiebre del petróleo" y donde compartía protagonismo con Rock Hudson y Elizabeth Taylor. Su actuación le supuso su segunda nominación al Oscar, aunque al igual que la anterior fue un reconocimiento póstumo. Ese año el premio fue para Yul Brynner por "El Rey y Yo"

  • A menudo James Dean era comparado con Marlon Brando, siete años mayor que él y por el que sentía una gran admiración. También proveniente del Actor's Studio, Brando había creado el propototipo de jóven rebelde alienado y primitivo en películas como "Un tranvía llamado deseo" (1951) o "The Wild One" (1954)

  • Era un gran amante de los coches y la velocidad, y participaba habitualmente en carreras que se celebraban en distintos lugares de California, como Palm Springs, Bakersfield, Santa Monica o Salinas.


    James Dean

  • A nivel sentimental, tuvo muchas relaciones efímeras, pero seguramente el amor de su vida fue la actriz de origen italiano Pier Angeli, a la que conoció durante el rodaje de "Al este del Edén" (ella estaba rodando en los mismos estudios "El cáliz de plata", con Paul Newman). Sin embargo, la oposición de la madre de ella a esta relación impidió que pudieran casarse. Finalmente la actriz contraería matrimonio con el cantante Vic Damone en noviembre de 1954.

  • Uno de los aspectos más controvertidos sobre James Dean es el de su posible bisexualidad, algo en lo que sus biógrafos no se ponen de acuerdo. Parece confirmado que tuvo algunas relaciones con hombres, pero no se sabe si era por simple experimentación o por una tendencia clara en ese sentido. En cualquier caso él mismo se mostraba ambigüo sobre esta cuestión en sus declaraciones públicas.

  • A James Dean se le atribuye erroneamente la frase «Vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver». En realidad esta frase pertenece a la película "Llamad a cualquier puerta" (1949) de Nicholas Ray.

    En cambio, si es suya la frase «Sueña como si fueras a vivir para siempre, vive como si fueras a morir hoy»

  • En 2001 se estrenó un telefilm sobre su vida titulado James Dean, dirigido por Mark Rydell y que obtuvo once nominaciones a los Premios Emmy. Su protagonista James Franco recibió el premio al mejor actor.



  • 2 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Un grande James Dean.. podrias colocar la historia de Sid Vicius.. fue tremenda su vida

    cristian buczekFormino dijo...

    Un monstruo ,LA LEYENDA AMERICANA,si hubiese vivido hubiese sido creo a la par de BRANDO , uno de los mejores actores de todos los tiempos...descansa en Paz mito.